EN TODA ORACION Y RUEGO CON ACCIÓN DE GRACIAS

Filipenses 4:6

No creemos que debemos de dar gracias por lo malo que nos ha acaecido, pero podemos ofrecer alabanza por haber resultado en bien nuestro. Repito que, muchas cosas que consideramos desgracia son bendiciones. Las tribulaciones y las cruces son grandes bendiciones disfrazadas, porque solamente a través de ese proceso disciplinario se logra el perfeccionamiento del carácter.

Cuando consideramos que lo desagradable es indispensable para el enriquecimiento y fortalecimiento del carácter, nos damos cuenta que deberíamos dar gracias por esta fase de la experiencia, en la misma forma como damos gracias por las experiencias agradables. ¡Cómo cambiaria nuestra vida si actuáramos de esta manera!

George Metheson, conocido predicador ciego de Escocia que ahora se encuentra con el Señor, dijo: "Dios mío, ¡nunca te he dado gracias por mi aguijón! Te he dado gracias mil veces por mis rosas, pero ni siquiera una vez por mi espina; he estado esperando un mundo donde  reciba compensación por mi cruz, pero jamás pensé que mi cruz podía ser mi gloria presente. Enséñame la gloria de mi cruz; enséñame el valor de mi aguijón, Muéstrame que he subido a ti por el camino del dolor. Muéstrame que las lágrimas han formado mi arco iris."---Pittsburg Christian Advocate.

MANANTIALES EN EL  DESIERTO
ESCRITO POR: Señora Cowman