BENDECIRÉ A JEHOVA EN TODO TIEMPO.

Salmo 34:1

Las llaves que juntas abren las puertas de las arcas de Sus tesoros son la ¡ALABANZA y la ORACIÓN! ¡Son las llaves que abren las ventanas de los cielos y dejan caer las lluvias de bendición celestial! Pueden abrir todas las prisiones y dar libertad a los prisioneros. Lo que hicieron por Pedro, Pablo y Silas, pueden hacerlo por nosotros, no importa dónde estemos confinados.

Mostradme un cautivo más infeliz que el cristiano que esta aplastado por las preocupaciones, cuya canción satanás ha callado. La canción de alabanza y la voz de la oración le abrirán la prisión, aun cuando sea medianoche en su alma.

MANANTIALES EN EL  DESIERTO
ESCRITO POR: Señora Cowman